sábado, 22 de septiembre de 2012


La Real Academia Española incorpora "tuitear", "tuit", "tuiteo" y "tuitero" a su diccionario

La RAE se proyecta dentro del mundo tecnológico e incorpora nuevos palabras a su diccionario, última fuente de referencia para los usos del idioma.Durante el acto de presentación de la "Guía para los nuevos medios y las redes sociales",  incorporará a la 23ª edición de su diccionario, que será publicado en 2014, los términos "tuitear", "tuit", "tuiteo" y "tuitero", además de los ya existentes "tableta", "blog" o "libro electrónico".
El director de la RAE, José Manuel Blecua, explicó que "las comunicaciones electrónicas, Internet, las redes sociales, constituyen una auténtica revolución", agregando que al aceptar los nuevos términos se reconoce "a una actividad que ejercen millones de personas, a título particular o como representantes de instituciones".
La academia también informó que México y Argentina son los países hispanohablantes que más usan el diccionario en Internet
 Conozca las nuevas palabras del diccionario de la RAE

La palabra matrimonio también se aplica, según la RAE, a la unión entre personas del mismo sexo.
Las actualización del diccionario de la Real Academia de la lengua Española (RAE) siempre da de qué hablar. El día de su publicación conocemos nuevas palabras, nos sorprendemos por las que tomábamos por jerga, reímos de las que suenan vulgares e, incluso, celebramos las que se actualizan en la historia.
Anglicismos, abreviaturas, inventos de la heterogénea y dinámica cultura hispanohablante: palabras de todo tipo entraron el viernes a la bandeja oficial de palabras que el diccionario más usado del castellano define.
No es cuestión de todos los años. De hecho desde que la RAE llegó a internet, en 2001. Mientras que en la modificación del 2005 hicieron 9.029 cambios, en un dia solo fueron 1.697. De igual forma, vale la pena que conozcamos algunos de los más llamativos.
Profesiones:
Una categoría siempre presente en la actualización es las nuevas -o viejas pero desestimadas- profesiones que se han generado a partir de los nuevos desarrollos tecnológicos o culturales.
Al que practica el deporte del béisbol, ya lo podemos llamar, oficialmente, beisbolero. Y aquel que está al frente de dos ministerios es un biministro.
Ya estamos de acuerdo: esa persona que escribe y publica en internet "contenidos de su interés" a diario es un bloguero, y no un bloggero, o un blogger. El bloguero puede que chatée, porque chatear es, también, una palabra del diccionario.
El citricultor –que tal vez necesite la ayuda de un gruista para que le maneje la grúa– es el hombre o la mujer que se dedica a la citricultura, que es las técnica agronómica que trata los cítricos.
Otra discusión en la que ya podemos estar de acuerdo: se escribe okupa, y no ocupa, el adjetivo que describe al perteneciente del movimiento que "propugna la ocupación de viviendas no habitadas".
El pepero pertenece al partido político español Partido Popular y el sociata, al socialista. 
Del inglés
Los hispanohablantes hemos adoptado, queriéndolo o no, palabras de la lengua inglesa. Y la RAE, con el tiempo, las ha ido aceptado como parte del castellano oficial 
La palabra USB ya es parte del idioma español.
Para empezar, espanglish ya es una palabra en español: "Modalidad del habla de algunos grupos hispanos de los Estados Unidos, en la que se mezclan, deformándolos, elementos léxicos y gramaticales del español y del inglés".
Parte del espanglish es friki, que viene de freak, y quiere decir "extravagante, raro o excéntrico".
El SMS, que es la abreviación de Short Message Service, es un "servicio de telefonía que permite enviar y recibir mensajes que se escriben en la pantalla de un teléfono móvil". Y la USB, que en inglés es Universal Serial Bus, es una "toma de conexión universal de uso frecuente en las computadoras".
Pero el inglés no es el único idioma que nos ha dado nuevas palabras: sushi, que viene del japonés, es ahora una palabra en español, y significa "comida típica japonesa que se hace con pescado crudo y arroz envueltos en hojas de algas".
Víctimas de la historia
Hay palabras que son producto de procesos políticos o culturales en la historia que es necesario definir o actualizar.
La palabra que copó todas las portadas, de hecho, fue matrimonio, que por primera vez incluyó en su definición un matiz: "En determinadas legislaciones, unión de dos personas del mismo sexo, concertada mediante ciertos ritos o formalidades legales, para establecer y mantener una comunidad de vida e intereses".
Y una palabra que bien podría ser producto de su tiempo, el actual, es euroescepticismo: a saber, "desconfianza hacia los proyectos políticos de la Unión Europea". Panarabismo es el movimiento que fomenta la unidad y las relaciones entre países árabes.  
 E inculturación es el "proceso de integración de un individuo o de un grupo, en la cultura y en la sociedad con las que entra en contacto".
Las raras
Y por último hay palabras que no suenan muy comunes.
Canalillo es el "comienzo de la concavidad que separa los pechos de la mujer tal como se muestra desde el escote".Culamen es un sinónimo de culo, o de las nalgas.Emplatar es colocar la comida en el plato de cada comensal antes de presentarlo en la mesa. Es poner en el plato.
Los gayumbos son los mismos calzoncillos Y gracieta es dicho de algo que es divertido.
"Tablilla" era uno de los términos que la Real Academia evaluó como posible candidato para nombrar a estos dispositivos.
La clic nueva red social de Google, Google+, incorpora el botón "+1" para que los usuarios puedan señalar cuando un contenido, comentario, etc., les parece interesante.
Pero, ¿cuál sería el verbo correcto para describir esa acción? ¿"Masunear"? ¿"Plusuanear" (por el inglés "plus one", sumar uno)?
En el actual mundo de la web, las redes sociales, los teléfonos inteligentes y los dispositivos electrónicos de todo tipo y color, la aparición constante de nuevos aparatos, artilugios y procesos obliga a mantener actualizado el idioma con una alta frecuencia.
"¿Me lo forwardeas?"
Para los usuarios representa un desafío constante -sobre todo a la hora de elaborar textos formales.Y no es una situación exenta de conflictos.
"Una que odio es: '¿me lo forwardeas?', cuando es tan fácil decir '¿me lo reenvías?, se queja una colega en referencia al reenvío (no queremos ofender) de mensajes de correo electrónico.
Pero a veces el uso del inglés es inevitable, viene con la dinámica propia de la incorporación de un nuevo elemento que necesita ser nombrado.
"Que se adopte el inglés es un proceso normal y siempre ha sucedido", explica Villanueva.
"Cada vez que se produce una nueva incorporación tecnológica, el nuevo artilugio, instrumento, práctica, viene acompañado por la palabra que lo denomina en el idioma en que fue inventado".
Emilio no se quedó.
Cuenta Darío Villanueva, secretario de la Real Academia Española, que cuando el organismo debatió el término español para email, no triunfó su preferido."Había una solución que a mí me gustaba mucho, que era 'emilio', una suerte de chiste, pero no cuajó".
"Era bonito, por la semejanza fonética; yo lo utilizaba"."Al final lo que cuajó es correo electrónico".
Recuerda que lo mismo ha sucedido en el pasado con el ferrocarril (tren, raíl y vagón son todos anglicismos) y con los deportes (fútbol, penalti, tenis)."Son palabras que en el español no se sienten como extrañas", dice.
Anglicismos crudos .Se trata de un proceso.
Tomemos el caso, por ejemplo, de las tablets, esos dispositivos móviles que se han popularizado recientemente con la llegada del iPad de Apple y sus competidores.
En una primera instancia se adopta el término en inglés, algo que la Real Academia admite y llama "anglicismos crudos" (se escriben con cursiva: tablet, wi-fi, hacker).
"Luego, cuando estos anglicismos crudos se adaptan a la fonética y la prosodia de la lengua española se incorporan al acervo del español y se vuelven anglicismos (a secas)", explica Villanueva.
Es lo que sucedió con tren, fútbol y vagón, y lo que en forma inminente sucederá con tablet.
Es que en sesión de pleno del 30 de junio, la Real Academia acordó que el término en español será "tableta", opción que superó a "tablilla", la otra gran candidata, tras varias sesiones de discusión.
"Estuvimos viendo la frecuencia en el uso y nos inclinamos por tableta, y si además la gente ya dice tablet es más fácil pasar a tableta que a tablilla", cuenta Villanueva."No incluimos nada que no esté avalado por el uso"."Tweets", no
Pero no vale todo.
Por ejemplo, hay que evitar el plural para el anglicismo crudo tweet (tweets), porque como explica el académico, "en el español no puedes unir dos consonantes para articular el plural".
Y tampoco es una buena opción la descripción, como "unos mensajes de la red social Twitter", porque -dice Villanueva- "va en contra de uno de los principios básicos de todo idioma, que es la economía; la perífrasis está en contra de la economía lingüística".
Como la economía lingüísitca es crucial para los idiomas, Villanueva, insiste en que a los académicos no los asusta el uso de las abreviaturas en los SMS.
"Lo mismo se hacía en los manuscritos medievales, están llenos de abreviaturas, y eso no resiente la escritura formal".
"Hay uno que se sigue usando en inglés, el &, que nació en los manuscritos y pasó a la imprenta".
Como solución ofrece la propuesta por la clic Fundación del Español Urgente, de la que la Real Academia es miembro: la castellanización en "tuiteo" (sustantivo), "tuiteos" (plural) y "tuitear" (verbo), aunque se sigue admitiendo en singular como anglicismo crudo.
¿Quién se acuerda de "módem"?
Entonces, ya se sabe. A partir de ahora "tableta". Pero no lo busquen en el diccionario todavía. Primero tienen que dar su asentimiento las 21 academias de la lengua española y deberá pasar el período de cuarentena de rigor (de algo más de dos años para términos tecnológicos y de cinco para palabras generales).
Es que, dice Villanueva, "a veces hay palabras que empiezan con mucha fuerza y con el tiempo se desinflan, pierden eficacia", y cita el ejemplo de la palabra "módem", que ha caído en desuso porque la tecnología a la que da nombre cayó en desuso.
Si todo sale bien, "tableta " aparecerá hacia 2014 en la 23° edición del diccionario impreso de la Real Academia, y en la siguiente actualización de la versión en línea, que se lleva a cabo cada 3 años (aunque Villanueva preferiría que las actualizaciones en línea fueran inmediatas).
Igual -que quede entre nosotros-, el secretario de la Real Academia dijo que ya se puede empezar a usar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada