martes, 14 de septiembre de 2010

SUAVE PATRIA


¡Vaya!, por fin llegaron las fiestas del Bicentenario! Hasta hace unos 30 años la exaltación de la cultura nacional y de las fechas libertarias fue la base popular del nacionalismo, Por ejemplo “La Suave Patria” de Ramón López Velarde (1888-1921), el último poema corregido por el vate jerezano y que vio publicado antes de morir el 19 de junio de 1921, mientras agonizaba de “pulmonía fulminante”, en el departamento clase mediero de la avenida Jalisco, hoy Álvaro Obregón en la deteriorada colonia Roma. Anécdotas y decires sobre este poema se conocen muchas. Como la de que fue escrito por Ramón mientras tomaba unos tragos en la cantina “La Rivera” del cruce de Bucareli y avenida Chapultepec, aunque hay antecedentes del concepto al canto de la provincia mexicana y el reclamo de la defensa de la mexicanidad en los artículos que publicó en el periódico La Nación y en otras publicaciones de la época. Pero en especial en el ensayo “Novedad de la Patria” publicado el 21 de abril de 1921, dos meses antes que “La Suave Patria”, en la misma revista “El Maestro”.

Dos meses antes de su muerte López Velarde concluyó el poema. Ya enfermo y agotado por la fiebre, corrigió las pruebas del poema. Días después, ya en agonía, recibió de manos de su amigo, el periodista Agustín Loera un ejemplar de “El Maestro”, revista oficial fundada por José Vasconcelos desde la secretaría de Educación. Al mismo tiempo le entregó su salario como redactor. Al otro día falleció Ramón López Velarde a los 33 años, edad que él designó como su fin, que antes le reafirmó una gitana al anunciarle una muerte por asfixia, tal y como mata una enfermedad pulmonar.

El poema Suave Patria es más que una exaltación de la provincia nacional. Es el canto sobre el ambiente natural del concepto de nación de los mexicanos. Principio social que en la actualidad es extraño a la mayoría de los que integran las clases dominanantes digo gobernantes Para el grueso de la población no pasa de ser una obra digna de ser recitada en festivales escolares, como una arenga hacia el nacionalismo de estatuas y monumentos…

En el proemio de “La Suave Patria” resaltan versos como “Diré con una épica sordina: / la Patria es impecable y diamantina”, De tan citados y mal aplicados, muchos de los versos decayeron en frases hechas y comunes, pero que en contexto del poema tienen un significado superior al manejo oportunista. El más desgatado es “y los veneros de petróleo el diablo”, pero ni la perfección poética pudo acertar a lo que ahora es para México y en general en la economía mundial, esos fósiles extraídos al subsuelo, demoníaco reino desde “La divina comedia”.

Hay también figuras del nacionalismo puro, no del demagógico, como “Patria: tu mutilado territorio / se viste de percal y de abalorio. // Suave Patria: tu casa todavía / es tan grande, que el tren va por la vía / como aguinaldo de juguetería”. Desde luego se refiere al despojo Norte Americano de territorio Nacional También anuncia el modernismo ante el alejamiento del romanticismo como el largo: “¡Y tu cielo nupcial, que cuando truena / de deleites frenéticos nos llena! / Trueno de nuestras nubes, que nos baña /de locura, enloquece a la montaña, / requiebra a la mujer, sana al lunático, / incorpora a los muertos, pide el Viático, /y al fin derrumba las madererías / de Dios, sobre las tierras labrantías. / Trueno del temporal: oigo en tus quejas / crujir los esqueletos en parejas, / oigo lo que se fue, lo que aún no toco / y la hora actual con tu vientre de coco, / y oigo el brinco de tu ida y venida, / oh trueno, la ruleta de mi vida.”

Recorrer uno a uno los versos es visitar el nacionalismo natural, el más puro concepto de pertenencia de los seres humanos, ese que no comprenden los políticos o los empresarios, junto con los desnacionalizados mexicanos que olvidan o entierran sus orígenes en las modas del extranjerismo, la pésima educación histórica y la más burda de las ignorancias de su pasado. Evitar el saqueo cultural, físico y humano es la forma de celebrar a la Patria, a México como parte de cada uno de sus habitantes y no nada más con gritos, malas canciones y pésimo folclorismo artificioso y extranjerizado. Además de pasear osamentas insurgentes o alterar la figura física e histórica de los héroes. Además decir discursos oficiales vacuos.

Ramón López Velarde, aconseja: “Patria, te doy de tu vida la clave: / sé siempre igual, fiel a tu espejo diario; / cincuenta veces es igual el Ave / taladrada en el hilo del rosario, / y es más feliz que tú, Patria suave.”

Eso se puede pedir mientras que los mexicanos no tengan otro “…héroe a la altura del arte”. Entre tanto vale la pena visitar a “La Suave Patria”, de la cual hay varias ediciones, pero resaltan en especial la de Porrúa y la del Fondo de Cultura Económica. Por desgracia tiene décadas que desapareció de los libros de texto de educación Basica.

Pocos poetas como Ramón López Velarde han tenido el privilegio de la ingenuidad vital, que va de la mano de la precocidad de su obra

En 1921 fue un año fundamental en la obra de Velarde y un grupo de jóvenes intelectuales, como Gilberto Owen, quienes más adelante formarían "Los Contemporáneos". Con Alvaro Obregón en el gobierno y Vasconcelos al frente de la cultura nacional, López Velarde se erigió como un poeta mayúsculo.
sentó las bases para la poesía mexicana contemporánea y su obra destaca por su estructura y ritmo, que acumula grandiosas imágenes a partir de su percepción por México.

Se trata de un autor imprescindible en la poesía mexicana, , cuyo poema "Suave patria" es reconocido como la nueva expresión de mexicanidad nacida durante la época de la Revolución. Es el poema más difundido de este autor, escrito con motivo del primer centenario de la consumación de la Independencia se publicó en 1921, mismo año en que murió el poeta, "casi nueve décadas después, sus estrofas sobreviven", pues "Suave patria" ha trascendido el tiempo y se recuerda en los aniversarios de la Independencia.
El poema se compone de un proemio, un intermedio ("Cuauhtémoc") y segundo acto, en los cuales el escritor expresa su pasión por el país que lo vio nacer.
Octavio Paz, Premio Nobel de Literatura mexicano prologuista del libro "La Suave patria y otros poetas", editado por el Fondo de Cultura Económica (FCE), subrayó que el poema no es un objeto recién manufacturado sino un talismán recién desenterrado.
El poema describe al país como una estampa del paisaje y la vida de la época. El poeta amplió su contenido con imágenes realizadas a partir de construcciones de sentido, que crean en el lector la capacidad de imaginarse un mundo de cosas; en la poesía se halla un mundo enigmático y simbólico, uno natural y otro cultural.
Ramón López Velarde ( Jerez Zacatecas, 1888) marcó la literatura con la intensidad de su palabra, que cristalizó una nueva sensibilidad imaginativa, cuya fuerza y valor han trascendido. Su obra aportó un nuevo sentido de lo patrio basado en el carácter íntimo y personal, con el que expresó sus sentimientos y pasiones.
Velarde ocupó puestos gubernamentales. Su espíritu rebelde floreció cuando comenzaron a difundirse las ideas políticas revolucionarias de la época y simpatizó con las ideas antirreeleccionistas de FranciscoI.Madero así, optó por escribir prosa política, que dejó para especializarse en la escritura romántica.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada