viernes, 28 de mayo de 2010


REFLEXIONES SOBRE LA IMPORTANCIA DE LAS TUTORIAS

La tutoría académica en términos de aprender a aprender, aprender a hacer, aprender a ser y a aprender a emprender debe considerarse como el elemento fundamental para lograr los objetivos del nuevo modelo educativo universitario.

Durante la permanencia de un estudiante de una IES al designarle un tutor(a) inicia un proceso de acompañamiento académico que en forma convenida realizan estos actores (tutor-tutorado) para el buen desempeño de este proceso se necesita que la relación personal se de en un ambiente empático, privado y confidencial debiendo ser:

Personalizada: ofrecer tutoría a través de una relación directa y confidencial que establece con el alumno y/o tutorado.

Planificada: las actividades se organizan de modo sistemático con un marcado enfoque preventivo proactivo y estratégico

El tutor debe desarrollar determinadas competencias: investigación, didácticas, comunicación y personales para el acompañamiento de los estudiantes en el logro de sus objetivos como miembro de una generación cuyo objetivo primordial es concluir su carrera y titularse

e insertarse en el mundo laboral

Por ello el ejercicio de la tutoría se convierte en una misión encaminada tanto a la formación integral del estudiante como al apoyo en la realización de trabajos recepcionales fundamentados en un alto nivel académico y compromiso social aprovechando al máximo sus competencias.

El programa institucional de tutorías (PIT) debe estar orientado a disminuir índices de deserción, aumentar la eficiencia terminal y a aumentar el índice de titulación y donde la formación de tutores se oriente también a la solución de problemas frecuentes de los estudiantes: no solo estrategias de aprendizaje, hábitos de estudio, sino también familiares, económicos y de salud. Las tutorías en la UPN deben contribuir a lograr los objetivos de la formación de los estudiantes a través de la búsqueda de la flexibilidad, de la diversificación de las trayectorias escolares de cada uno de los tutorados teniendo como objetivos:

1.- contribuir a elevar la calidad del proceso formativo del tutorado.

2.- ayudar a vencer los índices de deserción y rezago y aumentar la eficiencia terminal y los índices de titulación.

3.- revitalizar la práctica docente mediante una mayor interlocución entre asesores y alumnos.

Por lo anterior se debe considerar la tutoría como un elemento fundamental para el aprovechamiento de las potencialidades, la creación y recreación del conocimiento, la adquisición de habilidades destrezas, actitudes y el desarrollo de valores en el estudiante primero y en el egresado después afín de lograr los índices de titulación y por ende la eficiencia terminal siempre y cuando también se forme tutores comprometidos con este objetivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada