miércoles, 31 de octubre de 2012

No es lo mismo 1522 que el 132


VEN PROFUNDA BRECHA DIGITAL ENTRE JÓVENES Y DOCENTES

Entre los jóvenes universitarios y los docentes de hoy existe una profunda brecha digital, señaló el investigador Adrián de Garay Sánchez, de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).
“Unos son nativos digitales y otros analfabeta digitales”, frente a lo cual las instituciones de educación superior no han desarrollado alternativas eficaces en apoyo a la educación, mencionó.
Lo anterior durante su participación en la Semana de la Educación Virtual que se lleva a cabo simultáneamente en las unidades Azcapotzalco, Iztapalapa y Xochimilco de dicha Universidad (UAM).
El investigador del Departamento de Sociología de la Unidad Azcapotzalco sostiene que “Estamos ante una generación de jóvenes estudiantes muy distinta a las generaciones que apenas hace 25 años transitaban por la universidad”.
En aquellos años no existían los celulares, ni la Internet, ni las computadoras personales mucho menos el iPod y demás, “estábamos conectados al mundo a través de lectura de textos impresos, pocos canales de televisión no había cable o muy poco, la prensa escrita y la radio”.( pura televisa ni Azteca).
Sin embargo, los estudiantes universitarios de hoy han crecido con las televisiones de control remoto, los juegos electrónicos, las teclas, las pantallas, las computadoras y sus celulares, se mueven en un mundo de concreción, dinamismo y fragmentación de continua estimulación.
Este contraste ha provocado que para muchos estudiantes acudir a la universidad se convierta en “algo aburrido, tedioso, rígido”, donde predomina de manera generalizada la docencia basada en el paradigma de la enseñanza.
En ella, el docente lo sabe todo y los estudiantes son pasivos y la mayoría de las veces no “saben”, las clases se dan bajo un sistema donde el maestro manda, habla, dicta y espera que los alumnos respondan a sus arquetipos y conocimientos donde he visto eso? 
La tensión entre los códigos de la academia, generalmente rígidos, y los códigos flexibles, veloces y desestructurados con los que los usuarios se envuelven en los medios de comunicación es una realidad ante la cual no se han construido alternativas suficientemente eficaces en las instituciones de educación superior, bueno no en todas conste.
Por ello, esta tensión no se resuelve simplemente sustituyendo los pizarrones tradicionales por pintarrones y demás innovaciones en las aulas, presentaciones en power point o colgando archivos de texto en la red hay te hablan??.
Estos, son instrumentos tecnológicos que no hacen sino reproducir, en muchos casos, la cultura de la fotocopia y la “biblofobia”, pues los estudiantes se acostumbran a recibir textos parciales o completos pero puestos en la mesa digital.

Las tecnologías en sí no producen innovación educativa y sólo asociadas con adecuadas prácticas educativas pueden ser una fuente de posibilidades de aprendizaje contextualizado, resaltó el también ex rector de la Unidad Azcapotzalco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada