viernes, 25 de febrero de 2011

Pasma el copy-paste la mente adolescente

La prueba PISA 2009 muestra que los alumnos buscan mejor los datos, pero están perdiendo la capacidad de analizar

El acceso a la información por medio de internet no ha mejorado del todo el aprendizaje de los estudiantes de 15 años.

Datos de la prueba PISA (Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes, por sus siglas en inglés) 2009 exhiben que aun cuando los adolescentes tienen más facilidad de buscar o encontrar información, su capacidad de reflexión y análisis fue más baja en comparación con alumnos evaluados en 2000.

Margarita Zorrilla Fierro, directora general de Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), comentó que el acceso a internet y el uso del famoso copy/paste podrían ser factores que explican esta paradoja, que afecta el desempeño académico de los adolescentes.

Al presentar el reciente estudio México en PISA 2009, elaborado por el Instituto, reveló que los estudiantes de tercero de secundaria y primero de bachillerato mejoraron su habilidad para buscar y seleccionar información.

Sin embargo, su capacidad para emplear el conocimiento junto con la experiencia personal para elaborar juicios sobre un texto empeoró, al pasar de 446 puntos en 2000 a 432 en 2009, es decir 14 puntos menos en la media nacional en la parte que examina la habilidad de reflexión y evaluación.

Este contraste revela que haber tenido más habilidad para recopilar o buscar información para sus tareas, intereses o hobbies no se tradujo en un razonamiento más crítico sobre lo leído.

Al mismo tiempo, los resultados indican que el uso de las nuevas tecnologías, especialmente internet, puede mejorar el aprendizaje de los adolescentes si se logra adecuar al sistema de enseñanza.

También representa el riesgo de que no aprendan a desarrollar juicios, hipótesis y a ser más críticos con la información recopilada, pues al hallarla en el ciberespacio creen que es verdadera y tienden a copiar sin analizar si los datos son correctos.

“Aprenden a buscar, acceden y recuperan información pertinente, pero ya tienen dificultad para integrarla e interpretarla. ¿Cuál es el problema que tienen en las aulas? El cortar y pegar, y ahí el trabajo del profesor tiene que ser más complejo para poder mejorar el aprendizaje”, cuestionó.

El INEE hizo un desglose de los resultados presentados y detectó que sólo tres de cada 10 jóvenes mostraron que sí analizan y cuestionan la lectura; de los alumnos evaluados en 2000, 40% demostró usar sus conocimientos y experiencia personal para hacer hipótesis y juicios.

En contraparte, los alumnos evaluados hace más de 10 años fueron menos hábiles para seleccionar u obtener información en fuentes distintas a sus libros de texto, mientras que los estudiantes examinados en 2009 mejoraron su manera de buscar y obtener datos.

La directora del INEE apuntó que la diferencia de una década en la que creció el número de jóvenes con acceso a internet puede explicar por qué los jóvenes ahora seleccionan mejor la información que buscan, pero la facilidad al encontrar los datos pudo haber afectado su habilidad reflexiva, porque ahora, “como se dice en la jerga, googlean los trabajos” y, en muchos casos, sólo copian y pegan, pero no analizan ni cuestionan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada