jueves, 30 de diciembre de 2010

Porque la práctica docente Universitaria debe considerar los componentes de la Alineación Constructivista

La educación Superior en México requiere incorporar, las aportaciones de quienes en el área educativa nos brindan herramientas para mejorar la calidad de la educación. Una de las teorías que promueven el aprendizaje significativo en los alumnos es la propuesta por Biggs el alineamiento constructivo.

El alineamiento constructivo es un sistema o conjunto de elementos estrechamente vinculados los cuales participan como un todo en el `proceso enseñanza aprendizaje para lograr en los alumnos aprendizajes profundos, para que esto se lleve a cabo el profesor tendrá que relacionar entre si los objetivos, los contenidos de aprendizajes, las actividades de enseñanza-aprendizaje y la evaluación.

La labor del docente es identificar y comprender estos elementos, incorporándolos a la práctica diaria en cada una de nuestras clases, para ejecutar un aprendizaje centrado en el alumno es necesario que los profesores contextualicen y sigan un modelo de enseñanza-aprendizaje como el planteado por Biggs en el cual propone que el modelo sea alineado a través de los siguientes elementos (objetivos, contenidos de aprendizajes, actividad de enseñanza aprendizaje y evaluación).

Los elementos que forman parte del alineamiento constructivo son:

1. Objetivos: Para la formulación de objetivos se recomienda seguir la taxonomía SOLO propuesta por Biggs, en esta se describen los niveles de comprensión por medio de verbos en orden ascendente de complejidad cognitiva. Estos niveles son los siguientes: Preestructural, Uniestructural, Multiestructural, y Abstracción ampliada.

2. Contenidos de aprendizaje. Sistema formado por contenidos conceptuales o declarativos, procedimentales y actitudinales

3. Actividades de enseñanza aprendizaje. Dirigidas por el profesor y las autodirigidas por los alumnos.

4. Evaluación. Este comprende la evaluación diagnostica, formativa y sumativa.

¿Cómo aprendemos?

Dos teorías de la enseñanza y del aprendizaje son la fenomenografía, la cual surgió de los estudios de Marton (l981) y el constructivismo integrado en la psicología cognitiva de Jean Piaget. Según el autor se requiere de una teoría del aprendizaje de base amplia, bien fundamentada y que se lleve con facilidad a la práctica, esto es constructivismo. El significado se crea mediante las actividades de aprendizaje de los estudiantes, dependiendo del nivel cognitivo de compromiso el cual conduce a un enfoque superficial o profundo. La educación tiene que ver con el cambio conceptual en la que los estudiantes (y profesores) tiene claros los objetivos, llegar a la meta, se motivan, se centran en la tarea, quieren aprender y trabajar colaborativamente y en diálogo con lo demás.

Enfoque superficial.- Es cuando se utiliza el mínimo esfuerzo para realizar las tareas, se utilizan actividades de bajo nivel cognitivo por ejemplo: los aprendizajes son al pie de la letra rellena de paja un trabajo, cuando se utiliza la memorización en lugar de la comprensión también es un enfoque superficial. Cuando se presenta el enfoque superficial es cuando nos damos cuenta de que la forma de enseñanza que estamos utilizando no es la adecuada.

Los factores que estimulan a los estudiantes para que adopten este enfoque son:-

Por parte del estudiante.

. Aprobar para un pase para el futuro.

. Prioridad extra-académica.

. Visión escéptica de la educación.

. Incapacidad de comprender los contenidos.

. Sobre carga de trabajo.

Por parte del profesor.

. Enseñar de manera poco sistemática.

. Elaborar datos independientes.

. Poco interés por la materia impartida.

. Provocar una ansiedad indebida o pocas expectativas de éxito.

Para mejorar la enseñanza debemos evitar los factores que estimulen un enfoque superficial.

Enfoque profundo.-Se deriva de la necesidad de abordar la tarea de forma adecuada y significativa donde el estudiante trata de utilizar las actividades cognitivas más apropiadas para desarrollarla, cuando el estudiante utiliza este enfoque para realizar una tarea, tiene sentimientos positivos , interés, sensación de desafío y euforia .

Los factores que estimulan a los estudiantes a adoptar este enfoque son:

Por parte del estudiante.

. Intención de abordar la tarea de manera significativa y adecuada.

. Bagaje apropiado de conocimientos.

. Capacidad de trabajar conceptualmente.

Por parte del profesor.

. Enseñar explícitamente la estructura del tema o de la materia.

. Planteamiento de problemas.

. Enseñar construyendo sobre la base de lo que los estudiantes ya conocen.

. Cuestionar y erradicar las concepciones erróneas de los estudiantes.

. Evaluar la estructura.

. Evaluar de manera que los estudiantes al cometer errores aprendan de ellos.

. Enfatizar la profundidad del aprendizaje.

. Usar métodos de enseñanza y evaluación que apoyen las metas y objetivos

de la asignatura.

Los enfoques superficial y profundo del aprendizaje describen las dos formas que tienen los estudiantes de relacionarse con un ambiente de enseñanza y aprendizaje, Biggs hace referencia a que en las escuelas existe mayor tendencia a desarrollar el enfoque superficial que el enfoque profundo un ejemplo del enfoque superficial es el estudiante Robert que no se preocupa por el aprendizaje como tal, su meta es conseguir un título, su aprendizaje es superficial; son muy pocos los estudiantes que como Susan se preocupan por entender lo que se les enseña, se preocupan por las tareas, son dedicados hacen preguntas respecto a lo que se les está enseñando, éstos son los alumnos que pertenecen al enfoque profundo.

El principio de” alineación constructiva” se desarrolló con la decisión de usar un “portafolio” para evaluar la medida por la cual los alumnos sintieron que habían satisfecho los objetivos de la unidad. De esta manera reflexionaron sobre lo que deseaban de la misma y como podían obtenerlo, al mismo tiempo presionar al docente para proporcionar las actividades de enseñanza- aprendizaje adecuadas para llevarlo a cabo.

Los buenos profesores, deben ser claros acerca de lo que desean que los estudiantes aprendan y que es lo que deben hacer estos para demostrar lo que han logrado en un nivel adecuado, además deben conocer y poner en funcionamiento formas de lograr que sus alumnos aprendan de modo efectivo y a un nivel deseable de conocimientos y ser más centrados en los estudiantes y en sus actividades de enseñanza-aprendizaje y más auténticos en sus evaluaciones.

En la enseñanza alineada, la evaluación refuerza el aprendizaje y es el principal complemento de la enseñanza y el aprendizaje, si se hace mal, el resto se “desmorona”, por ello se debe tener en claro el tipo de evaluación que se debe realizar a los alumnos: formativa, para facilitar la información sobre el aprendizaje mientras se produce, y sumativa, para proporcionar un índice de lo aprendido por el estudiante una vez finalizada la enseñanza.

Si te interesa saber mas sobre este tema puedes consultar:.

Biggs, J. (2005) Calidad del aprendizaje universitario. España. Narcea Ediciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada