viernes, 8 de octubre de 2010


LA ENTREVISTA EDUCATIVA

Un instrumento de trabajo imprescindible

QUÉ ES UNA ENTREVISTA

Es un encuentro entre personas para abordar temas. En nuestro caso, normalmente para pedir o transmitir información y también para solucionar conflictos o encauzar la toma de decisiones.

EL LUGAR

Es muy importante elegir un lugar adecuado, que permita la intimidad necesaria acorde a los temas a tratar. Los pasillos, cafetería, la clase… no son lugares adecuados para hablar con los alumnos o sus familias.

CÓMO COLOCARSE

Es aconsejable sentarse en torno a una mesa redonda o, en su defecto, en las esquinas de una mesa convencional cuando queremos transmitir cercanía y confianza.

Cuando queremos marcar cierta distancia es mejor colocarse frente a frente.

CONDUCIR UNA ENTREVISTA

Las entrevistas no son interrogatorios sino intercambios de pareceres entre personas. Siempre empezaremos saludándonos y presentándonos, invitando a tomar asiento y explicando el motivo de la entrevista, si no se ha hecho antes, o recordándolo si ya se sabía.

Es importante opinar y pedir la opinión del otro, respetar los silencios… pero siempre ciñéndonos a los hechos. Es absolutamente desaconsejable hablar en primera persona para ponerse como ejemplo (en mi época yo estudiaba tres horas al día; yo creo que…). En todo momento dejaremos de lado juicios de valor (eres un vago; eres torpe en…) y nos ceñiremos a aquellos aspectos mejorables (vas a estudiar dos horas diarias…) y concretos (vas a usar la agenda, dejarás la Play de lado mientras estés estudiando…)

En una entrevista no buscamos decirle al otro lo bueno o malo que es sino implicarle en el propio proceso del que somos parte, ayudándole a descubrir sus errores o aciertos, o simplemente ayudándole a que tome sus propias decisiones.

Es importante que la entrevista no se convierta en la mera transmisión de información y que en todo momento impliquemos a nuestro interlocutor con preguntas del tipo:

¿A qué crees que es debido…?

¿Qué puedes/podemos hacer para mejorar?

¿Has pensado las consecuencias de tal decisión?

De este modo conseguiremos que se responsabilice de sus propias decisiones y que no se tomen de manera ficticia en el transcurso de la reunión pero luego se desmontan. Incluso, el llegar a poner por escrito los compromisos acordados da un excelente resultado.

CERRANDO LA ENTREVISTA

El cierre de cualquier entrevista se realiza recordando las decisiones adoptadas (compromisos, fechas…) y, si llega el caso, anticipando la siguiente reunión de seguimiento. Nos despediremos recordando nuestra disponibilidad a seguir ayudando en el proceso educativo y saludándonos.

BUENAS PRÁCTICAS:

- Saludarnos, presentarnos…

- Mostrar cercanía (no significa que estemos de acuerdo con la situación): contacto visual, asentimiento con la cabeza.

- Tener a mano toda la información necesaria para la entrevista.

- Implicar a todos en la búsqueda de soluciones.

- Resaltar aspectos positivos de los alumnos.

- Recoger por escrito compromisos.

- Mostrar disponibilidad para ayudar.

ESOS ERRORES TÍPICOS…

- BANALIZAR: con frecuencia trivializamos circunstancias usando frases como seguro que todo irá mejor en el segundo trimestre; no pasa nada por repeti; tranquilos que esto es un tropiezo…

- CULPABILIZAR: el alumno, la familia, la sociedad, el sistema… buscar culpables no ayuda a tomar decisiones que reviertan en problema.

- COMPARAR: tomar referencias en otros alumnos o en uno mismo resta credibilidad: pues el resto del grupo no tienen ningún problema con…

- ATOSIGAR: es necesario un tiempo suficiente para entrevistarse con alguien, permitiendo que la entrevista transcurra sin agobios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada