viernes, 12 de marzo de 2010

Educación superior virtual
y nuevos materiales para la enseñanza

Primera de dos partes

Educación superior y educación virtual
En los años setenta la educación superior en México tuvo un gran crecimiento tanto por la creación de nuevas instituciones como por el aumento en la matrícula de las ya establecidas, para satisfacer las demandas sociales de acceso a la educación superior. La cobertura fue el punto principal de interés.
A finales de los años noventa el contexto internacional se encuentra en un proceso de globalización del conocimiento como de la economía,1 donde se requiere enfrentar la realidad desde varias perspectivas, y no exclusivamente desde la especialización. También se empiezan a abrir las alternativas del intercambio académico entre instituciones y entre países, de manera que se facilite el tránsito del estudiante y posteriormente, en el campo laboral, el tránsito del profesionista.
Actualmente la demanda social se dirige, tanto a nivel nacional como internacional a la calidad de la educación impartida, donde interesa saber si el egresado de alguna carrera universitaria está capacitado teórica y metodológicamente para enfrentar los retos propios de las funciones laborales que corresponden a su área. Algunos conceptos que aparecen asociados a la calidad del aprendizaje profesional son:

a) La validez y actualidad del conocimiento obtenido.
b) La relación entre la formación y los lugares de trabajo.
c) La práctica en resolver casos tal como sucede en el campo laboral.
d) El autoaprendizaje.
e) Las habilidades cognoscitivas de alto nivel.

En esta misma época inicia, a nivel mundial, un avance en los programas de licenciatura y posgrado en una modalidad a distancia que se ha podido desarrollar gracias al avance científico, tecnológico e informático. Se le ha llamado educación virtual y consiste básicamente en la posibilidad de ofrecer estudios por medio de redes de información por computadora, tales como Internet.
Se ha utilizado también el término telelearning, que literalmente quiere decir educación a distancia. Éste, al igual que el término educación virtual ha sido usado con varios significados por diversos autores: cualquier educación a distancia con comunicación por medios tecnológicos (como el sistema de teleconferencias, utilizado actualmente por instituciones de educación superior como la UNAM, la Universidad Veracruzana, el Itesm y otras). Otros autores, como Collins (1999) lo utilizan para referirse a la comunicación por computadora con fines educativos; este es el significado con que se utilizará en este artículo.
Otro concepto que es importante diferenciar de educación virtual es el de software educativo. Ausserhofer (1999) señala que las diferencias entre software y educación virtual no es muy clara. La mayor diferencia, indica, radica en la arquitectura del sistema de software, ya que el caso del llamado software educativo se ha diseñado para el uso en equipos individuales, los programas son en general muy especializados. En la educación virtual la arquitectura base está realizada para el uso en redes. Se tiene acceso a la información por medio de páginas Web, por comunicación directa en conferencia o por medio de correo electrónico.
En el documento editado por Anuies (1992) respecto a los nuevos roles de la educación superior a nivel mundial, enfocado a América Latina y el Caribe, se menciona como uno de los grandes campos respecto a la definición de acciones futuras para la educación superior la excelencia y la innovación (incorporación de tecnologías modernas de enseñanza, acceso continuo a la nueva información en todos los campos, formación y actualización continua de profesores e investigadores); la relación entre formación e investigación, y con el mundo del trabajo, y la cooperación entre instituciones, a nivel regional, nacional e internacional.
En un rubro dedicado especialmente a las nuevas tecnologías de la información en la educación superior se mencionan dos aspectos: la inteligencia artificial y los bancos de conocimiento. Se transcribe literalmente el texto 3.5.1 y 3.5.2 de la Anuies:

La opción de la fundamentación científica ha permitido desarrollar esfuerzos que van unidos al progreso de la inteligencia artificial, la cual constituye prácticamente la última fase de la integración "hombre-técnica". En el mundo de la academia y de la ciencia, los sistemas inteligentes de enseñanza-aprendizaje han comenzado su ingreso en la región. En los países industrializados son parte natural de los procesos de formación. Desde el mundo de la academia la palabra inteligente significa la utilización de técnicas de representación y manipulación de conocimientos avanzados, así como la adopción de una pedagogía centrada en el autoaprendizaje del estudiante y su poder creativo. Se busca trasmitir el saber y facilitar la construcción de nuevas estructuras cognitivas. [...] Para el futuro inmediato se consideran de suma importancia los bancos de conocimientos y los sistemas que los acompañarán. Así se podrá ofrecer a todo usuario los conocimientos más recientes en un cierto dominio de aplicación. [...] Se llegará por este camino al verdadero trabajo interdisciplinario y multisectorial.2

De este extracto podemos retomar algunos puntos esenciales para considerar en la educación superior y que son importantes para su impartición en forma virtual:

a) Diseño y utilización de sistemas inteligentes para enseñanza y aprendizaje con representación avanzada del conocimiento del área que se trate.
b) Trasmisión del saber.
c) Construcción de nuevas estructuras cognitivas.
d) Pedagogía centrada en el autoaprendizaje y poder creativo del estudiante.
e) Creación y utilización de bancos de conocimiento.
f) Trabajo interdisciplinario y multisectorial.

Los cursos en educación superior virtual
Los cursos se realizan, en general, mediante envío de archivos (de texto y, en ocasiones, presentaciones electrónicas creadas con herramientas de autoría) vía red y a través de asesorías personales por el mismo medio.
En algunos casos se utilizan materiales complementarios, como audiovisuales, envío de cederroms y participación en teleconferencias, o se combinan con cursos presenciales. Cuando esto sucede se dice que la modalidad es mixta.
Las acreditaciones y expediciones de títulos, en general, se avalan por exámenes que se presentan en alguna institución asociada o en las embajadas, cuando la institución sede es extranjera. De esta, manera se controla cuidadosamente la evaluación y la acreditación otorgadas para niveles formales de educación, como la licenciatura, especialización, maestría y doctorado. En estudios de diplomado se utilizan las evaluaciones vía red.
Es de esperarse que, de igual manera en que un avance en la cobertura en la educación superior presencial ha llevado en un lapso de tiempo a plantearse como reto principal, el aumento en la calidad de los estudios que se imparten en la educación virtual se tenga un crecimiento en cobertura inicialmente y un segundo momento de atención centrada en la calidad.
La educación superior incluye en sus objetivos la formación profesional de conocimientos, habilidades, destrezas y actitudes que permiten resolver problemas en la actividad profesional, de acuerdo al contexto en que ésta se produce. Se señala como importante el trabajo en casos del campo correspondiente, la necesidad de vinculación entre la teoría y la práctica contextualizada y la vinculación de los centros de formación con los sectores productivos y sociales.
Algunos de estos aspectos, tales como la actualización permanente de conocimientos, serán naturalmente resueltos gracias a la rapidez en el acceso a la información que se puede lograr por las redes de información. Otras, requerirán del desarrollo de materiales que permitan apoyar la autoformación del estudiante y el desarrollo de las habilidades cognoscitivas, así como para fomentar la práctica en el abordaje de casos y problemas frecuentes del área de estudio, en aplicaciones de métodos y técnicas, así como en la resolución de problemas. Por lo menos, en ciertas etapas de la formación, estas actividades pueden realizarse de manera virtual, como previos a la práctica de campo y como elementos de vinculación entre la teoría y la práctica.
Se observa hasta aquí dos aspectos importantes y complementarios para el avance de la educación virtual:
a) Uno es referido a la cobertura. En México existen, actualmente, pocos programas impartidos de manera virtual y, por lo tanto, la matrícula es pequeña, aunque hay proyectos nuevos. A la fecha, se desarrollan en nuestro país programas para cursos de manera virtual en diversos niveles educativos, desde la educación básica, como Red Escolar de Vizcaíno en 1999, diplomados y estudios de licenciatura y posgrado, como "Los costos de la construcción" en 1999, que se imparte por medio de la Facultad de Ingeniería de la UNAM en Educación Continua. Para este programa se han desarrollado un conjunto de materiales específicos en programas autorales para presentaciones y se tiene asesoría directa por correo electrónico. Los trabajos por materias y exámenes se presentan también en línea.
El Itesm por su parte, ha desarrollado un conjunto de programas en "La Universidad Virtual", donde ofrece 15 maestrías y un doctorado en las áreas de Administración, Educación, Ingenierías y Tecnologías. Tiene un programa de desarrollo para los profesores de enseñanza media y básica, con cobertura nacional y que da acceso a otras naciones latinoamericanas, que cubre las habilidades docentes y el conocimiento especializado para la enseñanza de las matemáticas, las ciencias y el español.
A nivel de formación de profesores en el uso de la enseñanza por red existen cursos y diplomados para ello. Tal es el caso del diplomado en Didáctica de la Enseñanza por Internet que actualmente ofrece la Universidad Veracruzana a sus miembros.
El número de personas que se inscriben en este tipo de programas puede crecer y mantener su población inscrita solamente si sus estudiantes cuentan con suficientes habilidades de autoaprendizaje, ya que deben trabajar solos, organizar y planear sus actividades de estudio, leer textos extensos y, en general, monitorear su propio aprendizaje.
Si la población no cuenta con estas habilidades difícilmente se mantendrá en el programa y la educación virtual será para muy pocas personas.
b) El otro aspecto es referido al tipo y calidad de materiales con que se cuenta para estos programas. Como otros tipos de educación a distancia, es muy importante que el material que se ofrece al estudiante sea interesante, atractivo y de fácil acceso, con apoyos para el estudio independiente.
La computadora ofrece la posibilidad de crear materiales interactivos y con elementos audiovisuales de gran calidad, adecuados para la educación superior, que pueden facilitar el proceso de instrucción.
Es importante que estos materiales cubran los requisitos que ya plantea la educación superior como necesarios para la formación profesional: validez y actualidad del conocimiento, la relación entre la formación y los lugares de trabajo profesional, el autoaprendizaje y las habilidades cognoscitivas de alto nivel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada